El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Acceso Club
Viernes,
21/09/2018
Andalucia Aragón Asturias Baleares C. La Mancha C. y León Canarias Cantabria Cataluña Ceuta Extremadura Galicia La Rioja Madrid Melilla Murcia Navarra País Vasco Valencia
Estudio de la Universidad de Harvard

14/09/2018

Ciertos elementos químicos del ambiente favorecen la obesidad

Ciertos elementos químicos del ambiente favorecen la obesidad Un estudio de la universidad de Harvard advierte de que ciertos compuestos ambientales presentes, por ejemplo, en sartenes antiadherentes o productos de estética, favorecen la ganancia de peso. Recomiendan dieta y ejercicio para paliar sus efectos.

La investigación señala que estos compuestos perfluorados o PFAs los consumimos sin darnos cuenta. Estas sustancias se denominan obesogénicas y se encuentran presentes de forma natural o artificial en el entorno del ser humano.

Los científicos analizaron a 950 individuos que ya sufrían sobrepeso y obesidad y que también tenían prediabetes. Los datos se recopilaron entre los años 1996 y 1999 con el objetivo original de saber si la pérdida de peso podía evitar o retrasar la aparición de la diabetes tipo 2. Sin embargo, se midieron también otros parámetros, como los niveles de PFAs en sangre durante 15 años.

La mitad de los participantes siguieron un programa de pérdida de peso, mediante dieta, ejercicio, cambios de estilo de vida y asesoramiento, con el objetivo de que perdiesen un 7% de su peso corporal. El resto recibió solo información estándar sobre la importancia de la dieta y la actividad física. 

Como esperaban, el grupo con asesoramiento llegó a perder una media de siete kilos en un año, pero recuperaron el peso gradualmente. Solo lograron mantener una pérdida de dos kilos con respecto al peso inicial tras diez años. Por su parte, el grupo de control mantuvo el peso durante todo el estudio.

Según los datos obtenidos, los individuos del grupo de control con niveles más altos de PFAs en sangre tenían una relación estrecha con el aumento de peso. Cada duplicación de estos niveles vino acompañada de un aumento de dos kilogramos. Los que realizaron dieta y ejercicio no sufrieron los efectos de los PFAs.

Los investigadores determinaron que estos factores sólo actúan junto a otros que aumentarían el riesgo de obesidad. Si se reducen mediante una vida activa y una alimentación saludable los niveles de PFAs no son significativos. Por ello, recomiendan dieta y ejercicio para tratar y prevenir la obesidad.

Estos compuestos se encuentran en sartenes antiadherentes, en telas impermeables, en envases alimentarios antigrasas o en porductos de limpieza y estética. En 2011, Damià Barceló (director del Instituto Catalán de Investigación del Agua) alertó de que su uso común les había llevado a introducirse incluso en el agua de grifo.

Para acceder al estudio (en inglés), pinche aquí.

Munideporte.com

 
Comentarios
No existen comentarios aún para esta noticia.
Envia a un amigo
De
Para (Email)
Dedicatoria
   
Deportistas Nº 79

Munideporte.com | Copyright 2011: Equipo de Gestin Cultural, S.A. Todos los derechos reservados
HSNET , patrocinador tecnolgico de Munideporte