El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Acceso Club
Jueves,
19/07/2018
Andalucia Aragón Asturias Baleares C. La Mancha C. y León Canarias Cantabria Cataluña Ceuta Extremadura Galicia La Rioja Madrid Melilla Murcia Navarra País Vasco Valencia
Goyo Ybort, director del Club Prensa K y K

16/05/2018

La génesis del tenis en Madrid

La génesis del tenis en Madrid Madrid ha ido manteniendo, aunque con notables paréntesis y cambios de escenarios, la esencia de la competición de tenis iniciada en el parque de El Retiro 115 años antes, en la temporada de 1903. El deporte como tal, con sus variopintos orígenes, ya pudo jugarse en España en siglos anteriores (hay indicios de que Felipe III lo practicaba en el XVII).

Pero es en las postrimerías del siglo XIX, en torno a 1899, cuando aterriza formalmente, importado de Inglaterra.

Hay, sin embargo, una historia que evidencia el viaje de ida y vuelta que el tenis pudo realizar gracias al español Juan Bautista Luis Augurio Perera, de familia catalana exiliada en Gran Bretaña. Perera se estableció en Birmingham, mediado el siglo XIX, y comenzó a practicar el denominado “real tennis” con su amigo, el mayor del ejército inglés Harry Gem.

Ambos consideraron algo engorrosa la propuesta de juego original de otro mayor, Walter Clopton Wingfield, llamada “sphairistikè” (en griego “arte de jugar con pelota”), e idearon algo más sencillo, a lo que denominaron simplemente “pelota”, que se podía jugar al aire libre (en lugar de bajo techo); celebrando el primer partido en el jardín de la casa de Perera.

Con el paso del tiempo y su aceptación en diferentes establecimientos, como clubes y balnearios, el juego tomó el nombre de “lawn tennis” (tenis de campo), a distinción del “real tennis” (indoor). Gem llegó, incluso, a dejar un escrito de reconocimiento de la invención del juego, para que no cayera en el olvido.

Cuando el siglo XIX tocó a su fin, y ya con Perera desaparecido, el tenis llegó a España, claro está, de la mano de los británicos, que ya celebraban un torneo de éxito en el All England Lawn Tennis & Croquet Club (Wimbledon, 1877).

Si por el sur, los ingleses establecidos en las minas de Riotinto, en Huelva, ponían en marcha el “lawn tennis”, constituyendo en 1889 el Huelva Recreation Club, entidad que no se afilió a la Asociación de Lawn Tennis de Barcelona, ni a la Lawn Tennis Association y que promovió una Asociación de Lawn Tennis de Clubs de la Provincia de Huelva; por el norte ya habían nacido otras sociedades con ánimos similares.

En la primavera de 1899 arrancaba el Real Club de Tenis Barcelona, entonces con el nombre de Lawn-Tennis Club Barcelona, fundado por residentes extranjeros en España aficionados al tenis.

El primer título de la entidad, la Copa de Su Majestad el Rey Alfonso XII, llegó en 1902, mientras que en 1903 aconteció su primera organización del Concurso Internacional de Lawn-Tennis en Barcelona, en unión con las entidades Sport-Verein Barcelona, Polo Club de Barcelona y Salud Sport Club.

Pero aquel Concurso Internacional de Lawn-Tennis de Barcelona de 1903, tuvo su proyección también en San Sebastián (donde también se disputó torneo en 1904) seis años después, cuando a finales de 1909 se aprovechó para establecer una reunión de varios de los clubs españoles junto con Ernesto Witty y Manuel Tey, delegados por la Asociación de Lawn Tennis de Barcelona, que representaba a los clubs de España en la federación internacional de tenis, entonces Lawn Tennis Association, ubicada en Londres.

Y esa reunión en la capital guipuzcoana fue el precedente de la Asociación de Lawn Tennis de España (años después RFET), presidida por Jorge de Satrústegui, que llevó los destinos del deporte hasta la primera edición del Campeonato de España de Lawn Tennis, celebrada en Madrid en 1910.

Entre los clubs ya existentes, además de los mencionados de Barcelona y el Huelva Recreation Club, se dieron de alta entidades como San Sebastián Recreation Club y Club Inglés de Madrid; también Real Sportsmen Club y Valencia Lawn-Tennis Club en 1904; Football Club Villafranca y Lawn-Tennis del Turó en 1905; Madrid Lawn-Tennis Club en 1906; Lawn-Tennis Jerezano y Cataluña Lawn-Tennis Club en 1907 y Zaragoza Lawn-Tennis Club en 1908.

Hubo, no obstante, otra entidad madrileña, de origen vizcaíno, que procuró los inicios del tenis desde el mismo centro de la capital. El Athletic Club de Madrid, equipo de fútbol creado por estudiantes bilbaínos como filial del Athletic Club, disponía de espacio para la celebración de partidos de lawn-tennis junto a su magnífico campo de fútbol en el parque del Buen Retiro (El Retiro), zona adjunta al hospital del Niño Jesús, entre 1903 y 1905.

En 1913 el equipo abandonó esa zona del Retiro y se trasladó, apenas 1 kilómetro, a unos terrenos situados entre las calles O’Donnell, Narváez, Lope de Rueda y Menorca, también frente al céntrico parque capitalino.

Las dos pistas iniciales de O’Donnell llegaron a ser dieciocho, lo que reflejaba el esplendor del tenis del Athletic, que ya gastaba 6 pelotas diarias y una raqueta encordada, que valía 25 pesetas y procedía de la madrileña Casa Ramos, para jugadores de primer nivel; y que llegaba, de forma considerable, al colectivo femenino.

El Athletic Club de Madrid se convirtió en el principal referente del tenis madrileño, primero en O’Donnell, después en Metropolitano; y por sus pistas pasaron los mejores tenistas españoles, al menos hasta la Guerra Civil; ya que después la sección de tenis no volvió.

Entre los destacados se podrían citar Concha y Teresa Liencres, Saavedra, González-Castejón, Carmen Portago, Josefina Gomar, Margot Calleja, Pepa Chávarri (pluricampeona de España), Julio Fleischner, Fernando Asuero (guardameta de fútbol), Alvaro Aguilar (presidente del Athletic de 1919 a 1920), los hermanos Satrústegui (jugadores de hockey) o Juan Belmonte (matador de toros); y, por supuesto, Manolo Gomar (también jugador de fútbol y hockey), Manuel Alonso y su hermano José María Alonso.

Los “Manolos” Gomar y Alonso, que salieron de las pistas de O’Donnell, fueron los jugadores del, hoy, Atlético de Madrid que contribuyeron al éxito internacional del tenis español, junto a José María Alonso y a los catalanes Emilio Flaquer y Enrique Maier.

A la intensa y exitosa actividad tenista del Athletic se sumaban, en los albores del siglo XX, las de otras entidades. El Club de Campo Villa de Madrid de nuestros días tuvo su origen en el primer año del siglo, pero fue en los terrenos más próximos a los actuales cuando inició su actividad de raqueta, al inicio de los años treinta; que se vio interrumpida por el conflicto bélico, que prácticamente desintegró las instalaciones de la entidad, reconstruyéndose a partir de 1942.

En 1895 nació el Real Club Puerta de Hierro (Madrid Polo Club en su fundación), club de polo, que incorporó el tenis después del golf (1904).

Otro club de fútbol también aportó esplendor en el deporte de la raqueta, ya en la década de los ’60 del siglo XX, el Real Madrid; entidad por la que fichó Manolo Santana, que se proclamó campeón de España y que luego repetiría cetro, entre otros muchos logros como madridista hasta principios de los ’70.

Fue el tenis una de las secciones más destacadas del club de Chamartín en categoría amateur y ámbito social, aunque igualmente fue desapareciendo en los años ’90 del siglo veinte.

Pero en 1966 se fundó el Club de Tenis Chamartín, idea de un grupo de amigos socios, precisamente, de la Ciudad Deportiva del Real Madrid; que inauguró sus primeras pistas a finales de 1969.

Chamartín es uno de los cuatro grandes feudos del tenis internacional de Madrid, junto con el Club de Campo y los posteriores espacios municipales del Rocódromo o Madrid Arena de Casa de Campo y la Caja Mágica.

En el Chamartín se vivió el primer Grand Prix de Madrid en 1972, que luego se recuperó en 1991, 1992 y 1993, con asistencia de jugadores como Boris Becker, John McEnroe, Ivan Lendl y Stefan Edberg, o los españoles Emilio Sánchez Vicario, Sergi Bruguera, Álex Corretja o Carlos Costa.

La segunda edición del gran torneo internacional madrileño aconteció en el Club de Campo Villa de Madrid en 1973, mismo año en el que tuvo lugar el primer Torneo Wagons-Litz en el Real Club Puerta de Hierro.

Antes, en 1971, se había disputado el también primer Concurso Internacional Puerta de Hierro, que Ion Tiriac ganó a Ilie Nastase.

Volviendo al Grand Prix de Madrid, este se celebró hasta 1994 dándose triunfos españoles con Manolo Orantes (1976), Pepe Higueras (1978), Emilio Sánchez Vicario (1987), Jordi Arrese (1991) y Sergi Bruguera (1992). El último ganador fue el austríaco Thomas Muster.

Con la victoria del checo Jan Kodes en 1975 ante el italiano Adriano Panatta, en el Grand Prix de Madrid dejaron de verse las raquetas de madera.Masters 1000 Madrid - Historia Tenis

En 2002 nació el Masters 1000 de Madrid, ideado y dirigido por Santana y auspiciado por Tiriac. Nació en formato indoor y en el Rockódromo o Madrid Arena de la Casa de Campo, con triunfo de Andre Agassi (sin disputar la final por lesión de Jiri Novak); para regresar a la tierra batida, ya en la Caja Mágica en 2009 y como Mutua Madrid Open, cuando venció Roger Federer a Rafa Nadal.

Nadal suma en la capital 5 victorias, la primera de ellas sobre pista rápida e indoor en el Madrid Arena de la Casa de Campo, en 2005; siendo el segundo español -y uno de los dos únicos- en ganar este Masters 1000, tras Juan Carlos Ferrero (2003).

El mallorquín ganó las otras cuatro ediciones ya en la Caja Mágica en 2010, 2013, 2014 y 2017; y, además, fue finalista ante Federer (la mencionada de 2009), Djokovic (2011) y Murray (2015).Rafael Nadal Masters 1000 Madrid - Historia del Tenis en Madrid

Monica Seles - Historia tenis MadridCon aquel traslado del torneo a la orilla del Manzanares en 2009 se incorporó la competición femenina, cuyo palmarés estrenó Dinara Safina.

Antecesoras de Safina hubo en los internacionales femeninos del Chamartín, entre 1996 y 1998, en los que tomaron parte Mónica Seles, Jana Novotna, Mary Joe Fernández, Gabriela Sabatini, Arancha Sánchez Vicario, Conchita Martínez o Virginia Ruano, entre otras muchas.

El abierto femenino de España, que había pasado por Barcelona en 1992, cerraba ciclo por Madrid en el Club de Campo, donde en 2002 (con participación de Martina Navratilova o Anabel Medina, por ejemplo) ganó Seles, como diez años antes había hecho ella misma en la Ciudad Condal.

Goyo Ybort, director del Club Prensa K y K

Blogs Otros Articulos
 
Comentarios
No existen comentarios aún para esta noticia.
Envia a un amigo
De
Para (Email)
Dedicatoria
   
Deportistas Nº 79

Munideporte.com | Copyright 2011: Equipo de Gestin Cultural, S.A. Todos los derechos reservados
HSNET , patrocinador tecnolgico de Munideporte